• Facebook
  • Instagram

.

Desde inicios del 2016 he realizado un registro gráfico del crecimiento de mis hijos.  Con el propósito de documentar sus ocurrencias cotidianas, he obtenido alrededor de ciento diez ilustraciones en donde los muestro dibujados y dialogando conmigo o entre ellos.  Este registro, lo he denominado Perlas. Con él, observo que la intimidad y los afectos en la labor de crianza se potencian con la memoria y que el perfilamiento de la personalidad de cada ser humano, de alguien tan cercano como un hijo/a, se distingue en cada manifestación verbal, en un juego o en un simple gesto.

El registro de su crecimiento es una propuesta personal que no tiene fecha de finalización.  Es una bitácora que obtiene su dinámica del día a día, de nuestra convivencia y hasta cuando nosotros tres (Sergio, Amelia y yo) nos sintamos cómodos.  Mi registro es una forma de resistencia que desborda lo doméstico y muestra el vigor de la maternidad y los cuidados en una contemporaneidad que exige conocimiento y racionalidad.